Edad del Cobre


Periodo


Años 2500 a.C. – 1800 a.C.


Descripción


Esta etapa también se denomina Calcolítico. El ser humano comienza a utilizar las artes metalúrgicas, con una sistemática acción extractora de minerales y el descubrimiento de las técnicas de fundición, sobre todo del cobre, con el que se fabrican armas y utensilios como puñales, hachas, cinceles, leznas, punzones, agujas, brazaletes, sortijas, etc. Existen talleres de fundición que emplean moldes y crisoles. Con el sílex continúa realizándose objetos como puntas de flecha, laminas cuchillo, etc.

Se produce una explotación más intensa de los recursos naturales, junto con grandes cambios económicos y sociales. Destaca la creación de poblados fortificados con cabañas circulares, el megalitismo, la invención de la rueda, la aparición de sociedades más complejas con empleo de trabajo colectivo, una incipiente jerarquización y desigualdad social, los primeros talleres artesanales a tiempo parcial, la cerámica decorada con motivos incisos, algunas técnicas culinarias para prolongar y transformar los alimentos, los punzones, los botones de hueso, la utilización de la lana, así como nuevas prácticas agrícolas y ganaderas entre las que resaltan las siguientes: sistemas de regadío con acequias y abonado con estiércol, cultivos de trigo, cebada, centeno, mijo, habas, lentejas, etc., introducción del arado y aprovechamiento de los animales como fuerza de tracción.

Sin embargo, no parece probable que la base del desarrollo en este periodo tenga como origen el uso del cobre. Además de su escasez inicial, las primeras herramientas elaboradas con este metal resultan demasiado blandas para competir eficazmente con las líticas. Esto hace creer que la aparición de la metalurgia, lejos de haber sido el detonante de un proceso, solo es otra novedad más originada en un ambiente generalizado de cambios.

Empieza y se desarrolla la cerámica campaniforme, sobre todo en la Meseta, que llegará hasta la Edad del Bronce. Estas vasijas se supone que están ligadas a las clases dirigentes de la sociedad. Se emplean en banquetes y también tienen un uso funerario. Los individuos destacados marcan su estatus en la vida más allá de muerte en forma de tumbas individualizadas. Son predominantemente enterramientos masculinos, a menudo acompañados de un rico ajuar funerario con elementos de prestigio y de rango como las cerámicas campaniformes, armas de metal y de sílex, o elementos de adorno en oro y marfil.

Se han encontrado diversas evidencias de actos violentos en el seno de las sociedades calcolíticas. Hay enfrentamientos debido a tensiones entre las distintas comunidades y por la creciente diferenciación de las élites. Proliferan las armas y las potentes fortificaciones en diversos puntos de la Peninsula Ibérica.

Destaca la “Cultura de los Millares” del sureste peninsular, que supone uno de los inicios del uso de los metales. En un medio natural con menor aridez que la actual ocupa un territorio de 19 hectáreas formado por un recinto amurallado, una necrópolis y 13 fortines. Existen otros importantes enclaves calcolíticos en zonas del sur, este y oeste peninsular.


Enlace


Entradas Edad del Cobre


 


iberHistoria