Edad del Hierro


Periodo


Año 900 a.C. hasta año 218 a.C.


Descripción


El avance progresivo en los métodos de extracción metalúrgica y el perfeccionamiento en las técnicas de fundición de minerales desemboca en el hallazgo del hierro. El uso de este nuevo metal es un fenómeno cultural y tecnológico tan destacado que proporciona su nombre a toda la etapa. Su desarrollo coincide con el de sociedades complejas, cuyos integrantes comienzan a utilizar herramientas y armas de hierro.

La metalurgia del hierro se introduce en la Península Ibérica por los fenicios a partir del siglo IX a.C. y luego por los griegos desde el siglo VIII a.C., aunque en sus factorías hay pocos vestigios de utilización. Es una artesanía usada luego por todos los demás grupos humanos asentados aquí.

El bronce se continúa empleando de forma preferente en la fabricación de armas e instrumentos. Los objetos de adorno personal se realizan en bronce y algunas veces en metales preciosos, oro y plata. A pesar de la abundancia de hierro en el territorio peninsular, su difusión es lenta y no se generaliza hasta el siglo V a.C., cuando su uso ya es intensivo y el bronce queda relegado para la elaboración de objetos más suntuosos.

Los llamados metales preciosos, oro y plata, reúnen unas propiedades físicas que hacen de ellos la materia prima más idónea para elaborar los más bellos objetos del arte suntuario. Su color y brillo, especialmente el oro, constituyen ya un primer atractivo visual. Su maleabilidad permite obtener granos, hilos y láminas finísimas para el trabajo de la filigrana. Su resistencia a la corrosión garantiza la conservación de todas sus propiedades durante milenios. Los escasos recursos de oro y plata que existen en la naturaleza los convierten en objetos de especial protección y atesoramiento, así como en un símbolo de riqueza y poder.

La alfarería prosigue su desarrollo con la fabricación de variados recipientes cerámicos de almacenaje, primero elaborados a mano y más tarde a torno, ya con un predominante carácter industrializado.

La elaboración del hierro requiere una tecnología avanzada, con hornos que alcanzan temperaturas muy elevadas y el uso de la forja. Quizás desde Europa Central llegasen técnicas productivas que permitieran su evolución. La gran maleabilidad que ofrece, sobre todo en estado incandescente, facilita la fabricación de los más diversos instrumentos y permite, además, repararlos una y otra vez cuando se desgastan o deterioran. Al final, el hierro es el material principal que se utiliza para la fabricación de las herramientas empleadas en los trabajos de minería, agricultura, cantería, cerrajería, etc., así como armas y utensilios de uso doméstico. Se realizan objetos como martillos, cinceles, hachas, azadas, podones, llaves, bisagras, cerraduras, jabalinas, cuchillos y tantos otros. El oficio de herrero acababa de aparecer.

Los fenicios, griegos y cartagineses recalan en la Península Ibérica atraídos por la riqueza mineral y mantienen continuas relaciones comerciales con los pueblos indígenas. Se propicia la llegada de nuevos productos a cambio de materias primas como oro, plata, estaño y cobre. Todo esto tiene como consecuencia inmediata un proceso de cambio con una nueva organización social, jerarquizada y basada en nuevas concepciones religiosas.


Enlace


Entradas Edad del Hierro


 


iberHistoria