Nueva versión del programa:

IberiaDigital


Segóbriga


Cultura

Romana

Periodo

Siglos I a.C. – IV d.C.

Lugar

Saelices, Cuenca

Coordenadas GPS

39.885278°, -2.813333°
39° 53′ 7″ N, 2° 48′ 48″ W

Mapa

Google Maps

Acceso

Dispone de centro de interpretación y se visita con guía. Existen varios itinerarios señalizados que cuentan con paneles informativos. En el centro de interpretación hay una sala de exposiciones en donde se explica el origen y la historia de la ciudad, además de mostrarse algunos objetos encontrados en el yacimiento o réplicas de los mismos. También hay diversas rutas por los alrededores que permiten contemplar varias construcciones de aquella época y divisar diversas panorámicas del cerro en donde se encuentran los restos de la ciudad. Más información en la página oficial www.segobriga.org.

Descripción

Segóbriga está situada a unos 3 kilómetros al sur de la localidad de Saelices y fue una importante ciudad romana que ha llegado hasta nuestros días en un aceptable estado de conservación. El lugar en donde se ubica es un cerro de 857 metros de altura protegido en la zona sur por el río Cigüela, afluente del rio Guadiana, que le sirve de foso natural. En este emplazamiento hubo anteriormente un castro celtíbero, constituyendo un punto estratégico de la Meseta Oriental que dominaba su entorno y las vías de comunicación que desde la antigüedad pasaban por allí. Tras su conquista romana en el siglo II a.C., la ciudad fue completamente derruida y construida en nueva planta. Para adecuarse a la topología de una típica ciudad romana tuvieron que recurrir a allanamientos y aterrazamientos del terreno. Al interés arqueológico de la zona se añade el paisajístico, pues la zona mantiene el paisaje originario de época romana sin alteraciones significativas.

La importancia y el interés económico que alcanzó Segóbriga se debía a su riqueza agrícola, ganadera y sobre todo minera. Ésta fue su base de expansión y riqueza. Era un centro de explotación y gestión de «lapis specularis» de gran calidad, el espejuelo, una piedra de yeso cristalizado en láminas traslúcidas que deja pasar la luz. Antes del empleo del vidrio, se utilizaba los edificios romanos para su colocación en ventanas a modo de vidrieras y para decorar suelos y paredes. Además esta piedra se usaba, machacada y mezclada con la arena, en teatros y circos para que brillase la superficie del suelo y así hacer los espectáculos más impresionantes. Era muy apreciado en todo el Imperio Romano por su calidad y se consideraba el principal yacimiento minero de este material de todo el mediterráneo. Sirvió para abastecer a lugares como Pompeya, Herculano o Roma. Las minas se encontraban esparcidas en un radio de 148 km alrededor de la ciudad. En localidades próximas a Segóbriga existen diversas evidencias de estas explotaciones. «La Cueva de la Mora Encantada», en Torrejoncillo del Rey; «Las Cuevas del Sanabrio», en Saceda del Río; «La Cueva Elpozolacueva», de Torralba; o el conjunto de minas que se encuentran en Osa de la Vega y en Saceda del Río. Están catalogadas algo más de 25 minas y se calcula que en total pudo haber aproximadamente unos 50 kilómetros de galerías. Información de las minas: www.lapisspecularis.org/Minas.htm. Actualmente se pueden visitar algunas de ellas.

También era significativa su situación geográfica por ser un lugar de paso de varias calzadas romanas; la más importante la que unía Carthago Nova con Complutum y su conexión con Toletum y Segontia (Cartagena, Alcalá de Henares, Toledo y Sigüenza). Segóbriga alcanzó su esplendor entre los siglos I d.C. y III d.C., convirtiéndose en una ciudad que era nudo de comunicaciones, centro minero, agrícola, ganadero y capital administrativa de un amplio territorio a su alrededor.

Pero desde el siglo II ya había comenzado a generalizarse el uso del vidrio. A partir del siglo IV se inició su progresiva decadencia económica y conversión en un centro rural debido a la crisis del Imperio Romano. Se abandonó sus principales monumentos, como el teatro y el anfiteatro. En dicho periodo estos dos edificios se adaptaron para su uso agrario. Desde el siglo V, ya en época visigoda, todavía era una importante ciudad, aunque la vida urbana debió ser cada vez más reducida. Sin embargo, tenía obispos que acudían a los concilios de Toledo, como el III Concilio de Toledo del año 589 y el XVI Concilio de Toledo del año 693. De estos años hay restos de una extensa necrópolis que la rodea y de varias basílicas, una de las cuales, la que está al norte del yacimiento y fuera del área urbana más allá de la necrópolis, está considerada como una de las construcciones cristianas suburbanas más destacadas de la península. En este periodo se levantaron algunas de las viviendas dentro del teatro y el anfiteatro. Cuando se produjo la invasión islámica, los obispos y gobernantes visigodos se refugiaron en los reinos cristianos del norte. En esta época se construyó una fortificación musulmana, sobre la antigua acrópolis situada en la parte superior del cerro, de la que queda actualmente una torre.

Tras la reconquista cristiana su población se desplazó a la zona sur de la localidad de Saelices, junto a la «Fuente del Mar», lugar de donde partía el acueducto que había abastecido de agua a la ciudad de Segóbriga. La colina en donde había estado la antigua ciudad romana pasó entonces a denominarse “Cabeza del Griego” y quedó reducida a una pequeña población rural dependiente de la villa de Uclés, situada a 10 kilómetros al noroeste. Se utilizaron sillares extraídos de sus ruinas para la construcción de diversas edificaciones de los alrededores. Fue el caso del Monasterio de Uclés, para cuya edificación entre los siglos XVI y XVIII se utilizó gran cantidad de materiales del lugar y sobre todo provenientes del anfiteatro. Desde entonces prosiguió su paulatina despoblación hasta ser totalmente abandonada. Se construyó una pequeña ermita, sobre una de las antiguas termas, que ha sido el único edificio que ha llegado completo hasta nuestros días.

El nombre de Segóbriga deriva de dos términos de origen celtíbero, lengua de la rama celta indoeuropea. El topónimo proviene del término «sego», que significa victoria (prefijo también presente en el nombre de las ciudades de Segovia, Segorbe, Segeda y Segontia), y del sufijo «briga», que significa ciudad, fortaleza. Por lo que su traducción vendría a ser «ciudad de la victoria» o «ciudad victoriosa». El término «briga» es muy común en los topónimos de la región celtíbera o de expansión de las lenguas célticas en la Península Ibérica.

La ciudad se situaba sobre un cerro de poco más de 10 hectáreas y estaba rodeada de una muralla de 1300 metros de longitud en forma de polígono con aspecto ligeramente cuadrado. La muralla está bien conservada sólo en una parte del lado norte ya que en el resto del trazado sólo es una huella sobre el terreno. Su grosor oscilaba entre 2 y 3 metros con una altura de 4 a 6 metros y contaba con un doble paramento de sillares de piedra caliza relleno de piedras y tierra. Tenía varias puertas monumentales: la principal estaba en el norte, que tendría uno o dos arcos para el paso de carros y peatones; además bajo ella atravesaban las cloacas para el desagüe de la ciudad. La puerta del este se situaba junto a una gran torre octogonal que es la única que había en todo el perímetro de la muralla.

Antes de entrar en la ciudad, en situación extramuros y a ambos lados de la vía de entrada por la puerta principal, están el teatro y el anfiteatro, destinados a las grandes festejos y actos colectivos. Estas dos construcciones se realizaron a la vez y mantienen sus graderíos en buenas condiciones. Se aprovechó la pendiente de la colina para así conseguir reducir el trabajo de construcción de ambos edificios. El anfiteatro tiene forma elíptica irregular y sus 75 metros de largo y 66 metros de ancho lo hacen el mayor edificio de Segóbriga, con capacidad para unos 5.500 espectadores. El teatro es uno de los más pequeños de toda la Hispania romana, con capacidad para unos 2.500 espectadores, pero también es de los mejor conservados debido a que ha estado enterrado y por lo tanto ha pasado desapercibido hasta las excavaciones actuales. Esto no ha ocurrido con el anfiteatro, que siempre ha permanecido visible. El teatro se dividía en tres partes separadas por corredores para diferenciar por clases a sus habitantes. La parte superior se apoyaba en la muralla sobre un corredor abovedado bajo el que corría una calle.

La puerta norte daba a la calle principal norte-sur o «kardo maximus» que constituía el eje de la ciudad y de la que salían las calles transversales en sentido este-oeste o «decumani». Nada más atravesar la puerta principal de entrada a la ciudad está el foro, formado por una gran plaza enlosada y rodeada de pórticos y de los monumentos urbanos más significativos, como los edificios administrativos, la basílica y la curia. Frente al foro, al otro lado de la calle principal norte-sur, se alzaba el templo dedicado al culto imperial. También había dos conjuntos de termas: las monumentales y las del teatro. Una buena parte de la ciudad estaba formada por calles con casas y tiendas. En la parte más alta del cerro se hallaba la acrópolis, desde la que se domina un espléndido paisaje. En este lugar es donde se ubicaba anteriormente el castro celtíbero y actualmente conserva los restos de una torre musulmana.

El suministro de agua para la ciudad se hacía mediante un acueducto y diversos aljibes repartidos por toda la ciudad. El acueducto era el elemento principal de este suministro de agua. Llegaba a Segóbriga desde la localidad de Saelices; se trataba de una captación múltiple aprovechando las aguas subterráneas existentes cerca de la “Fuente del Mar”. Los aportes recogidos eran reunidos por medio de galerías talladas en la roca y, tras ser decantadas las aguas, una conducción de hormigón con tubería de plomo en su interior las trasladaba hasta Segóbriga, sorteando las desigualdades del terreno gracias a la presión proporcionada por la diferencia de altitud entre el origen y el destino. El acueducto llegaba a la ciudad por la zona en que hoy se encuentra el Centro de Interpretación y llegaba a un primer aljibe que recogía las aguas y las decantaba antes de que fueran distribuidas por el resto de los depósitos de la ciudad.

Segóbriga contó con varias necrópolis en las afueras de la ciudad a lo largo de su historia, vinculadas primero al crecimiento del número de habitantes y luego a los cambios continuos de los rituales de enterramiento. De momento se han encontrado tres de ellas; una de época del Alto Imperio Romano, otra de época visigoda y la tercera de época musulmana. También fuera están los restos de un santuario rupestre romano dedicado a la diosa Diana y los restos de un circo romano que no llegó a terminarse; éste se encuentra esbozado con algunas trazas junto a la carretera CM-310. Actualmente el teatro se utiliza de forma esporádica para realizar diversas representaciones a lo largo del año. A poco más de 70 kilómetros hacie el este se encuentra la ciudad romana de Valeria.


Ubicación

UbicacionSegobriga

Plano

SegobrigaPlano

Recreación

segobriga7

Fotografía aérea

SegobrigaFotoAerea

Panorámica

Segobriga1

Minas en el entorno de Segóbriga

SegobrigaMinas


El tiempo AEMET. Información elaborada por la Agencia Estatal de Meteorología. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.


iberHistoria