Nueva versión del programa:

IberiaDigital


Por qué las fechas de la Semana Santa no coinciden todos los años


Los primeros cristianos tuvieron que decidir en qué fecha conmemorar el aniversario de la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Fue en el Concilio de Nicea, en el año 325, cuando se establecieron varios criterios. Así, el día de Resurrección debía ser un domingo y además no tenía que coincidir con la Pascua judía para así evitar que se confundieran a los miembros de una y otra religión.

La solución definitiva la dio el monje Dionisio el Exiguo en el año 525. La decisión que tomó es que diera comienzo el Domingo de Ramos y finalizara el Domingo de Resurrección. La Pascua de Resurrección tendría lugar el domingo siguiente a la primera luna llena tras el equinoccio de marzo. Es decir, siempre entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

Se denomina equinoccio al momento del año en que el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre. Ese día y para un observador en el ecuador terrestre, el Sol alcanza el cenit. La palabra equinoccio proviene del latín «aequinoctium» y significa «noche igual». Ocurre dos veces por año: el 20 o 21 de marzo y el 22 o 23 de septiembre, épocas en que los dos polos de la Tierra se encuentran a igual distancia del Sol, cayendo la luz solar por igual en ambos hemisferios. En los equinoccios el Sol sale exactamente por el este y se pone exactamente por el oeste, siendo la duración del día igual a la duración de la noche.

En cada equinoccio sucede un cambio de estación distinto en los dos hemisferios de la Tierra.

Equinoccio de marzo:

  • En el polo norte, paso de una noche de 6 meses de duración a un día de 6 meses.
  • En el hemisferio norte, paso del invierno a la primavera; se llama el equinoccio primaveral.
  • En el hemisferio sur, paso del verano al otoño; se llama el equinoccio otoñal.
  • En el polo sur, paso de un día de 6 meses de duración a una noche de 6 meses.

Equinoccio de septiembre:

  • En el polo norte, paso de un día de 6 meses de duración a una noche de 6 meses.
  • En el hemisferio norte, paso del verano al otoño; se llama el equinoccio otoñal.
  • En el hemisferio sur, paso del invierno a la primavera; se llama el equinoccio primaveral.
  • En el polo sur, paso de una noche de 6 meses de duración a un día de 6 meses.

Pantocrátor de la iglesia románica de San Clemente de Tahull, Lérida

SantClimentDeTaüll


iberHistoria