Castillo de Baños de la Encina


Periodo

Siglo X
Cultura Musulmana


Lugar

Baños de la Encina, Jaén


Coordenadas GPS

38.170256°, -3.775422°
38°10′12.92″ N, 3°46′31.52″ W


Mapa

Google Maps


Acceso

El acceso al castillo es mediante las visitas guiadas que se ofrecen a través de la Oficina de Turismo de Baños de la Encina. Avenida José Luis Messía nº 2. (Centro de Interpretación «Torreón del Recuerdo»).

Tel: 953.613.338 / 626 818.446

www.bdelaencina.com


Descripción

El castillo de Baños de la Encina es una fortaleza omeya construida en el siglo X sobre una pequeña colina rocosa de Sierra Morena que le permite dominar la localidad de Baños de la Encina, en la provincia de Jaén, y todo el paisaje que le rodea. Se estableció en una estratégica región justo en la entrada del valle del Guadalquivir.

Los musulmanes lo llamaban Burch Al-Hammam, «Castillo de los Baños». Posteriormente, a partir de su conquista cristiana se le denominó Castillo de Burgalimar, por derivación del nombre anterior. Fue mandado levantar por el Califa cordobés Alhakén II (Al-Hakan II), hijo del Califa Abderramán III (Abd Al-Rahman III). Los trabajos de construcción de la fortaleza acabaron en el año 968 (año 357 de la Hégira).

El recinto tiene planta alargada con forma oval de unos 100 metros de largo por 46 de ancho y una superficie total de 2.700 m2.  Está flanqueado por una robusta muralla con catorce torres de igual altura y forma cuadrada. Tienen tres pisos e incluso cuatro las situadas en un terreno más bajo. Existe una decimoquinta torre que es la del homenaje, la situada más al sureste y próxima al pueblo. Se construyó en época cristiana durante el siglo XV y es una modificación a una original que ocupaba ese lugar. Tiene forma semicilíndrica y es más grande que las demás. En sus muros se abren varios vanos. Tiene dos plantas y su parte inferior es maciza. Su entrada se encuentra en la parte interior del castillo a nivel del primer piso. Todo el conjunto, tanto los muros como las torres, están rematados por almenas o merlones de forma cuadrada y a su vez perforadas con aspilleras.

Dispone de dos puertas de acceso a su interior. La primera, la principal, está situada en la zona meridional junto a dos de las torres. Presenta dos grandes arcos de herradura sobre los cuales se dispone un matacán. Tiene una inscripción donde aparece la fecha de finalización de la obra, el autor de la misma y el nombre de quien la mandó construir. La inscripción original se conserva en el Museo Arqueológico Nacional. La segunda puerta, más sencilla y pequeña, se encuentra en la zona septentrional del castillo.

En el patio de armas hay un gran aljibe formado por dos naves abovedadas de medio cañón excavadas en la roca, separadas por pilares y cerradas en altura por un doble arco de ladrillo. La fortaleza está construida en tapial, cuyos componentes son agua, arcilla, arena, cal y canto rodado. Con el tapial se confeccionaron las cajas que se superponen las unas a las otras. Estos materiales le han dado a la edificación el color entre pardo y rojizo que posee. Además, esta técnica permite levantar con rapidez las edificaciones. La cal se utiliza como elemento de unión, lo que proporciona una gran dureza. La posterior torre del homenaje está construida en sillarejo.

El castillo pasó durante la Edad Media por periodos inestables, dominado unas veces por los musulmanes y otras por los cristianos. Fue reconquistado definitivamente por Fernando III el Santo en el año 1225. Ya bajo control cristiano, se crea un espacio interior, alcazarejo o castillete, mediante la elevación de un torreón central  y dos lienzos de muralla que dividía en dos partes la muralla original. Durante la invasión napoleónica fue ocupado por las tropas francesas. Luego, desde mediados del siglo XIX hasta mediados del siglo XX fue el cementerio de Baños de la Encina. Más recientemente se han emprendido diversas labores de restauración en varias ocasiones y siempre bajo la tutela de la Dirección de Bellas Artes.

Es una de las fortalezas musulmanas mejor conservadas de España, ya que ha sufrido pocas transformaciones desde su construcción inicial por lo que mantiene prácticamente el aspecto original. Diversas excavaciones arqueológicas realizadas en su interior han puesto al descubierto restos de recintos amurallados que evidencian la existencia previa de un asentamiento de la Edad del Bronce, que controlaría este importante lugar del valle del Guadalquivir. Es la zona de la cuenca del río Rumblar, cuenca minera de gran importancia en la prehistoria. Próximos hay otros yacimientos de la Edad del Bronce, como Peñalosa, Fortín de Migaldías y Verónica. Durante las mismas excavaciones también se ha puesto al descubierto la existencia de un oppidum íbero del siglo IV a.C., un mausoleo de época romana y varias construcciones medievales.

El castillo fue declarado Monumento Nacional en 1931 y el pueblo se convirtió en Conjunto Histórico Artístico en 1969. En la actualidad es propiedad pública, pertenece al Ayuntamiento de Baños de la Encina y es accesible con visita guiada mediante la Oficina de Turismo.


Ubicación

castilloBañosEncinaMapa


Fotografías

CastilloBañosEncinaFotoAerea

castilloBañosEncina1

castilloBañosEncina2

castilloBañosEncina3


El tiempo AEMET. Información elaborada por la Agencia Estatal de Meteorología. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.


 


iberHistoria