La Batalla de Lepanto

La Batalla de Lepanto

Inicio » Entradas » Edad Moderna » La Batalla de Lepanto

La Batalla de Lepanto ha sido la más sangrienta de la historia de España. Su resultado marcó el destino del imperio español y del otomano a partir de entonces. Tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 en el Golfo de Lepanto, hoy de Corinto, en Grecia. Enfrentó a la Liga Santa, una coalición cristiana formada por fuerzas de España, Venecia y de los Estados Pontificios, contra el Imperio Otomano, que pretendía alcanzar la supremacía en el Mediterráneo oriental y occidental. Al finalizar aquella jornada las bajas se contaron por millares: ocho mil fallecidos y más de veinte mil heridos por el lado de la Liga Santa y treinta mil muertos o heridos por el lado del Imperio Otomano.

El origen de esta sangrienta contienda fueron las constantes disputas que hubo a lo largo del siglo XVI por el control del Mediterráneo. Hasta que los cristianos trataron de poner fin a la amenaza otomana mediante una alianza firmada el 20 de mayo de 1571, por la que España, Venecia, los Estados Pontificios se comprometían a mantener una poderosa flota de doscientas galeras, cien veleros, cincuenta mil soldados y cuatro mil quinientos jinetes. Una vez creada la Liga Santa, el conflicto militar se produjo a los pocos meses. La flota cristiana partió del puerto de la ciudad siciliana de Mesina el 17 de septiembre de 1571 bajo el mando del joven Juan de Austria, hermanastro del rey Felipe II.

Los turcos les hicieron frente con una flota de doscientos treinta galeras y otras setenta unidades, formando un ejército de treinta mil soldados. El enfrentamiento fue muy violento. Durante varias horas las naves de los dos adversarios cruzaron el fuego de sus cañones y las tropas abordaban a cuchillo los barcos enemigos. Las naves fueron hundidas o quedaron seriamente dañadas.

La Batalla de Lepanto tuvo como resultado que los musulmanes se estancaran en sus intereses de avanzar territorialmente por el Mediterráneo. Pero la inmediata disolución de la Liga Santa y los conflictos que arrastraba la monarquía española en otros escenarios como Flandes impidió dar el golpe definitivo a los otomanos. Lo que realmente se consiguió fue frenar la expansión otomana por el Mediterráneo durante varias décadas. En esta batalla participó el gran escritor Miguel de Cervantes, que resultó herido y perdió la movilidad de su mano izquierda, lo que le valió el sobrenombre de «Manco de Lepanto».

 

Anterior